lunes, 29 de octubre de 2007

Los vendedores de prensa impulsan el «Cervantes Chico»

M. DÍAZ.
MADRID

La infancia y la juventud son unas etapas ideales para que se geste el gusto por la lectura.
No siempre es fácil que los chavales concedan a los libros una oportunidad y, muchas veces, esa atracción por la letra impresa surge en los niños y jóvenes de las historias que escriben para ellos diversos autores.
Desde 1992, Alcalá de Henares homenajea a estos escritores de literatura infantil y juvenil con un premio muy especial, el «Cervantes Chico», enmarcado en una jornada de promoción de la lectura en la que se implica a los colegios.
El «Cervantes Chico» lo conceden el Ayuntamiento alcalaíno y la Federación Madrileño-Castellana de Vendedores de Prensa (Femcaprens), presentes en la ciudad como Asociación de Libreros y Papeleros de Alcalá.
Aunque comenzó a otorgarse en 1992, en el marco de la Campaña municipal de Animación a la Lectura, el premio tuvo un parón de cuatro años y se retomó su concesión en 2004. La edición de este año, por tanto, fue la undécima.
«Para elegir al escritor premiado tenemos en cuenta criterios de popularidad, que los autores sean leídos por los niños y jóvenes, además de sus méritos literarios», explica el presidente de la Femcaprens, Juan Vicioso.
La presidenta de los libreros alcalaínos, Pilar Gutiérrez, tampoco faltó en la concesión de «uno de los galardones de literatura infantil y juvenil más prestigiosos de España», según destacó Juan Vicioso.
Otros autores que han recibido el premio son Martín Casariego, Montserrat del Amo, Elvira Lindo o Concha López.