viernes, 5 de octubre de 2007

En los últimos cinco años su volumen de negocio de los kioskos ha disminuido un 30 por ciento

Los quiosqueros piden a Gallardón que les autorice a vender otros productos para ser viables económicamente.
MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Vendedores de Prensa de la ciudad de Madrid ser reunió hoy, día de la celebración del Día del Vendedor Profesional de Prensa, con el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, para discutir sobre la problemática del sector y pedirle un cambio en la normativa que regula la venta de prensa para poder subsistir mediante la concesión de un permiso para poder vender otros productos en los quioscos.
El presidente de la Asociación, Enrique Fernández, explicó, a la salida de dicha reunión, que "desde hace tiempo se trabaja ya con Madrid Emprende para modificar la normativa de venta de prensa" y anunció que "las negociaciones con el Ayuntamiento comenzarán la semana que viene o la siguiente" con el fin de poder vender otros productos "de compra por impulso, como bebidas o pilas, o de necesidad inmediata, como pañuelos de papel o agua" para "poder subsistir económicamente".
"Le hemos explicado al alcalde la situación del sector, que se concreta en que, con el descenso de la venta de prensa y revistas y la competencia de internet y de los periódicos gratuitos, necesitamos ciertas medidas para poder ser viables económicamente", puntualizó Fernández.
Sobre la prensa gratuita, el presidente de los quiosqueros de la capital explicó que "son proyectos económicos que, aunque hagan daño al sector, tienen derecho a existir". "Llevamos con resignación su existencia, o que en muchos bares, cafeterías, restaurantes, tiendas... se puedan encontrar expositores. Lo que sí pedimos es que podamos competir, que podamos hacer algo para seguir siendo rentables y que Madrid siga contando con un número importante de quioscos que, como el Ayuntamiento siempre dice, vertebran la ciudad, hacen barrio y somos del poco quiosco tradicional que queda", subrayó Fernández.

FIESTA DEL 5 DE OCTUBRE
Para celebrar su fiesta, los quiosqueros de Madrid regalarán hoy un clavel a sus clientes. "Sabemos que en Cataluña dan una rosa el día del libro - explicó Fernández - pero el nivel económico de los quiosqueros de Madrid no daba para una rosa". Aún así, "un clavel es una flor muy típica de Madrid y creo los clientes lo agradecen igual", añadió.
Este día se dedica a conmemorar la recuperación, hace unos 9 años, de la tradición de los voceadores, propios de un tiempo en el que no había casi quioscos en la ciudad, que llevaban la prensa al alcalde diariamente. "Ahora hay unos 950 quioscos en la capital, aunque en el último año unos 30 han cerrado y en los últimos cinco años el volumen de negocio ha disminuido un 30 por ciento aproximadamente", apostilló el presidente de la Asociación.
Sobre el polémico lanzamiento del nuevo diario Público, que no se está vendiendo en algunos quioscos de la región, Fernández explicó que "en Madrid capital sólo está pasando eso en casos concretos" y rehusó opinar sobre lo que ocurre fuera de la ciudad.
"Nosotros llegamos a unos acuerdos positivos para ambas partes y, como profesionales de la venta de prensa, no queríamos parar un proyecto editorial tan importante como es un periódico de pago que apuesta por el canal de venta tradicional", concluyó.