jueves, 12 de junio de 2008

Quioscos del siglo XXI


Distrimedios presentó ayer una experiencia piloto para informatizar estos negocios. El ordenador controlará las ventas y ofrecerá entradas para espectáculos
ALFONSO VÁZQUEZ. MÁLAGA Muy pronto se acabarán los cupones y las cartillas de prensa, así como las revistas y chucherías apiladas en un reducido espacio, sin mucha idea de cuánto se lleva vendido en el día. La distribuidora Distrimedios Málaga presentó ayer en el hotel NH una experiencia piloto que se llevará a cabo hasta diciembre en Zaragoza y en nuestra capital, y que supondrá "un antes y un después para los quiosqueros", según explica Antonio Zarzuela, responsable de Distrimedios. La iniciativa está costeada por la Asociación de Editores de Diarios Españoles (Aede).Se trata de incorporar en un principio a 60 quioscos de Málaga una ´terminal de punto de venta´ (TPV), un ordenador con velocidad ´adsl´ de fácil manejo, preparado para controlar en tiempo real las ventas de los productos y que también terminará con la engorrosa redacción de los albaranes, que serán electrónicos. "Va a ser una revolución, los quiosqueros sabrán lo que ganan todos los días", explica Antonio Zarzuela. Pero el TPV no se limitará a controlar el ´stock´ de los quioscos, también ofrecerá a los clientes nuevos servicios: recarga de bonobuses y móviles, entradas para espectáculos y parques acuáticos...Además, ofrece a los periódicos la posibilidad de emitir tarjetas para sus suscriptores, con el fin de que puedan comprar el periódico (gratis) con sólo pasar la tarjeta. Este sistema acabará también con el engorroso mundo de las cartillas y los cupones de regalos, un verdadero quebradero de cabeza para los quiosqueros. Otra novedad de estos ordenadores será la posibilidad de que los clientes puedan acercarse al punto de venta y enviar un anuncio breve de publicidad al periódico. "Además, los quiosqueros podrán solicitar pedidos atrasados y promociones, ahorrando tiempo y convirtiéndose para ellos en una herramienta fundamental", señala el responsable de Distrimedios. El nuevo sistema será presentado hasta el próximo lunes a varios grupos de quiosqueros malagueños, que recibirán cursos de formación. Si la novedad resulta un éxito, algo que se estudiará en diciembre, la idea es seguir con la implantación de estos ordenadores, de los que en principio los quiosqueros sólo tendrán que pagar su mantenimiento. Akima. Para Jerónimo Núñez, el responsable de la Asociación de Quiosqueros de Málaga, Akima, "esto es un logro grandísimo porque a través del ordenador se puede hacer todo". Núñez valoró el hecho de que el TPV no cueste nada a los quiosqueros y recordó que en Alicante ya está en marcha esta iniciativa, "y les va divinamente". El responsable de Akima también resaltó la facilidad de uso del ordenador, que permitirá "controlar todo el kiosco y llevaremos un control mejor de los productos" y por último, subrayó la importancia de acabar con el ´papeleo´ de los albaranes, a la hora de devolver los productos.Los kioscos de Málaga afrontan una revolución informática esperanzadora y casi gratuita.