lunes, 9 de junio de 2008

Incierto futuro para los kioscos, varios de ellos ya cerrados


PAMPLONA.

Los vendedores de prensa exigen una ordenanza para poner kioscos (sólo quedan cuatro) en los barrios.

El patrimonio municipal de negocios de hostelería y kioscos atraviesa un momento difícil por la persistencia de varios locales cerrados y el vencimiento de la concesión de diez años que regía una decena de puestos fijos de venta de prensa en varios puntos de la ciudad. No obstante, en este último caso el Ayuntamiento y la Asociación de Vendedores de Prensa están preparando una nueva ordenanza que actualice la de 1997.

Según el gremio, "debe servir para implantar kioscos en los nuevos barrios de la ciudad, consolidar los existentes y defender a los vendedores de prensa y revistas de la competencia desleal".kioscos municipales
Referentes urbanos en trance de desaparición
En Pamplona sobreviven únicamente cuatro de los 16 kioscos de prensa y chucherías que llegó a haber diseminados por la ciudad a mediados de los 80. Cuando se redactó la ordenanza vigente, en 1997, ya sólo había once, y ahora quedan abiertos los dos de la avenida de San Ignacio (uno frente a la basílica y otro cerca del cruce con Roncesvalles, ambos de propiedad municipal) ; el de la plaza de Recoletas y el de la calle Bosquecillo, cerca del estanque de los patos (estos dos son de titularidad particular).
Como se recordará, para la gestión de los kioscos se buscaba un fin social, y de hecho se marcaban como condiciones para su concesión "hallarse en el paro o con un contrato de trabajo de duración inferior a un año", así como "la falta de ingresos o un importe total familiar inferior al salario mínimo interprofesional". También se tenía en cuenta "la discapacidad física, psíquica o sensorial del peticionario".
Se da la circunstancia de que la concesión para los kioscos venció el año pasado, y ahora mismo continúan con su explotación tradicional hasta que se redacte una nueva ordenanza. En todo caso, el Ayuntamiento quiere "analizar las necesidades y la oportunidad de las zonas", por si hubiera que "suprimir o modificar los kioscos existentes".
A este respecto, Juan Carlos Luquin, presidente de la Asociación de Vendedores de Prensa de Navarra (Aveprena) aboga por "extender el modelo de kiosco a los nuevos desarrollos urbanos, para que todos los barrios tengan su punto de venta de prensa; no se puede dejar morir este modelo de negocio". Asimismo, los profesionales del gremio son muy críticos con "el intrusismo" que sufren por la venta de prensa en otro tipo de establecimientos, como las panaderías.
"Según informes de la Cámara de Comercio, el sector de venta de prensa ha caído en los últimos seis años, lo que es muy paradójico si se tiene en cuenta que Navarra es la comunidad autónoma con un mayor índice de lectura de periódicos", apunta Luquin. Por todo ello, Aveprena exige "una mayor protección para los negocios de venta de prensa, y que se cumpla la legislación vigente para que cualquiera no pueda vender periódicos, porque si no, lo siguiente serán las revistas". Además, los profesionales del sector lamentan la reciente ley que fomenta el préstamo de libros de texto. "Eso va a ser la puntilla para nosotros".