martes, 29 de enero de 2008

El Ayuntamiento de Badajoz se pone las pilas con respecto a los “gratuitos”

Voluntad del consistorio pacense desde hace unos meses para acá ha sido —y es— la de cerrar el problema creado por los “gratuitos” en la capital extremeña. De hecho, varios han sido los borradores de ordenanza que se han barajando, si bien ya ha sonado la hora de pasar a los hechos. En cualquier caso, más vale tarde que nunca.
El pasado día 9, uno de esos borradores ha iniciado el camino para convertirse en ordenanza. Para José Antonio Monago, primer teniente de alcalde del consistorio, ha llegado el momento de regular el uso de los espacios públicos para el reparto de la prensa “gratuita”. Según dicho edil, se trata de garantizar la libertad de expresión y el derecho a la información, así como de salvaguardar el interés público local, el tránsito peatonal y rodado, la tranquilidad pública, la convivencia pacífica, la limpieza y el control de las emisiones sonoras.
La idea es que Badajoz cuente con dicha ordenanza el próximo mes de marzo y, mientras el grupo socialista del Ayuntamiento de Badajoz por boca de su representante, Francisco Muñoz, acepta con muchos matices la propuesta —está de acuerdo con el “concepto de la ordenanza pero no del contenido”, según sus palabras—, el grupo municipal de Izquierda Unida ha mostrado su abierta disconformidad.
Entre otras medidas, la futura ordenanza contemplará el cobro de una licencia para ejercer esta actividad, la imposición de un horario de reparto —entre las 7 y las 11 horas de la mañana—, la expedición de una credencial para los repartidores, así como la imposibilidad de instalar mesas o expositores metálicos, así como la concesión de un máximo de 10 espacios de reparto por licencia.
El borrador establece, con toda claridad, que el reparto será en mano y se prohíbe expresamente el abandono de ejemplares en la vía pública, su entrega a menos de 50 metros de quioscos o locales dedicados exclusiva o preferentemente a la venta de prensa, y de sedes, oficinas o centros de trabajo de otros medios de comunicación. Se rechaza, asimismo, anunciar el reparto a través de instrumentos emisores, amplificadores de sonido o mediante voceo.
En el capítulo de sanciones, se contemplan multas de hasta 750 euros por infracciones leves, de hasta 1.500 euros por infracciones graves, y un máximo de 3.000 euros y/o la suspensión o revocación de la licencia por infracciones muy graves.
elkiosco.info[jueves 17 de enero de 2008]