domingo, 20 de diciembre de 2009

Kiosko Rico en Elche, un escaparate a la nostalgia


El recuerdo de toda una época se puede contemplar estos días en el escaparate que el Kiosco Rico muestra a clientes, amigos y a los curiosos que pasan por la calle.


F. R. Javier Rico es la cuarta generación de una saga de quiosqueros que ha sido una auténtica institución en la ciudad. Como homenaje a un tiempo pasado y pensando en su tío Fausto que falleció hace casi un mes, ha engalanado su escaparate con un conjunto de publicaciones antiguas que provocan la añoranza y la nostalgia de los que se detienen por un instante frente su fachada. Publicaciones como el TBO, Pumby, Hazañas Bélicas y otras revistas que fueron para muchas generaciones el centro de sus ratos de ocio y lectura obligada se exhiben en una vuelta al pasado coronada por una imagen tan antigua como familiar."Conseguí una postal antigua coloreada del antiguo kiosco, cuando estaba en la Glorieta, y pensé que se podría ampliar en grandes dimensiones y así poder enseñarla en el escaparate", explica Javier Rico, tras su mostrador desde el que sigue dispensando periódicos, revistas y caramelos y chucherías para todas las edades. Junto a la foto que nos retrotrae a un Elche de otra época y a otros tiempos nostálgicos, una colección de tebeos y revistas se muestran como si el paso del tiempo no hubiese hecho mella en ellos. "Estos ejemplares los tenía mi tío guardados en unas cajas y cuando yo asumí el negocio los descubrí. Ahora he pensado que estaría bien enseñarlos", señala uno de los quiosqueros más populares de la ciudad.En gran parte ese afán exhibicionista pretende ser un recuerdo a su tío Fausto que estuvo al frente del establecimiento durante 45 años llegando a convertirse en el decano de los vendedores de Prensa de Elche. Pero antaño otras dos generaciones de la familia Rico le habían precedido en una labor que tiene una antiguedad que se remonta a los primeros años del siglo XX. Eran otros tiempos, otras épocas, en las que nadie podía imaginar que los adelantos tecnológicos que conducirían a Internet cuestionaran el futuro de unos medios de comunicación impresos que tanto significaron para los ciudadanos de ayer.

Y para los de hoy.


3 comentarios:

verdial dijo...

Que hermoso detalle el de Javier Rico para con su tío, y para con todos los que hayáis podido disfrutar de tan nostálgica exposición.
Me trajo tantos recuerdos...

Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

Discúlpame, me salí del blog Sabor Añejo y te dejé el comentario desde otro que tengo. Lo siento

Sabor Añejo

kioskero dijo...

Nada que sentir, Sabor Añejo.
Un placer verte por aquí.
Un saludo.