viernes, 7 de enero de 2011

vendedores de periódicos ataviados a la antigua usanza.

Toda la ilusión del mundo cabe en un desfile. La cabalgata de Reyes Magos colmó ayer las expectativas del numeroso público que acudió a presenciar el cortejo. Desde primeras horas de la tarde, niños y mayores abarrotaron el recorrido aguardando el paso de las atracciones más vistosas, que fueron muy aplaudidas.
Un mundo de fantasía pleno de música, luz y color desfiló ante los atónitos ojos de los más pequeños, que quedaron encantados con los personajes de Nemo, el intrépido pececillo que desfiló delante de la comparsa de Madagascar, con sus famosos animales. También hubo camellos, eso sí, sobre plataformas rodantes, pero a los pequeños les gustaron, y pensaron en que pronto irían con todos los regalos que han encargados en sus cartas a sus casas. La comparsa de vendedores de prensa antigua, que encabezó el desfile, dio un toque de añoranza, que muchos mayores apreciaron. Un grupo de vendedores de periódicos ataviados a la antigua usanza, con sus bicicletas, repartió una 'edición' especial de la cabalgata ilustrada con un relato mágico de Cristina Aliaga.
Lamentablemente el barco de nieve tuvo que ser desarbolado antes de salir, porque su gran mástil no podía pasar bajo las arcadas de luces navideñas. No obstante, la plataforma ofreció un espectáculo de música en directo, y sus artistas hicieron los números a pie de calle, en torno al barco.
No faltó la comparsa de Bob Esponja, que iba repartiendo saludos entre los niños; y muy elegante resultó la comparsa azulada, especie de zancudos blancos, silueteados de luces 'led' en azul, que prestaron gran vistosidad al desfile.........

http://www.laverdad.es/murcia/v/20110106/murcia/cabalgata-ilusion-noche-magica-20110106.html