miércoles, 20 de octubre de 2010

Sentir y emocionarse con la lectura

«Leer una buena historia proporciona una felicidad inmensa porque te hace sentir y emocionarte. Y de eso trata muchas veces, casi siempre, la vida». Con estas palabras, la Princesa de Asturias trató ayer de inculcar en los jóvenes y niños la afición a la lectura. Poco antes había entregado el premio «Cervantes Chico» al escritor Fernando Lalana en el Teatro Salón Cervantes de Alcalá de Henares. Doña Letizia, lectora incansable, felicitó al premiado por «conseguir que tantos niños y jóvenes se enganchen a tus libros» y a los pequeños les animó a superar el «pequeño esfuerzo que requiere la lectura» porque «compensa con creces».
Doña Letizia recordó que para el «Cervantes Grande» Vargas Llosa, «lo más importante que le pasó en la vida fue aprender a leer». La Princesa entregó a más de 250 niños unos diplomas y un libro para premiar sus comportamientos meritorios en valores. Junto a ella estaban la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde; el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González; el rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván, el representante de la Asociación de Libreros de Alcalá, Manuel Moral, y Juan Vicioso, presidente de la Federación Regional de Vendedores de Prensa. Casi todas las autoridades coincidieron en la necesidad de mejorar la formación y educación de los jóvenes para salir de la crisis. La ministra empezó su discurso con un «señoras y señores, señoritas y señoritos...», que no molestó a nadie (Trinidad Jiménez no estaba) y luego añadió: «Este premio solo tiene de chico el nombre». Pero quien se ganó al público con sus ingeniosas ocurrencias fue el escritor galardonado. Eso sí, terminó con una frase seria: «Si por un extraño sortilegio, el número de lectores se multiplicara por dos o por tres, ello supondría una revolución para nuestro país».

ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS / MADRID

http://www.abc.es/20101020/madrid/princesa-anima-sentir-emocionarse-20101020.html