martes, 25 de mayo de 2010

Día Nacional del Suplementero (kioskero en Chile)

Una fuente de trabajo que hoy tiene presencia notoria en todos los pueblos y ciudades del país.
En nuestra historia quedó marcada la gesta heroica del capitán Arturo Prat y sus marinos el 21 de mayo de 1879. Derivado de aquel momento, nos llega la celebración del Día Nacional del Suplementero, que hoy congrega a este gremio en torno a recuerdos, realidades y esperanzas.
Fue por aquella edición especial, un suplemento, de los diarios que comunicaban la noticia de la acción de guerra. Niños y adolescentes salieron a las calles a vocearlo, con lo cual aumentaba la venta, poniéndolos más cerca del público lector. Se daba origen a una fuente de trabajo que hoy tiene presencia notoria en todos los pueblos y ciudades del país, especialmente a través de los quioscos de diarios y revistas. Como lo rememoró ayer la Asociación Nacional de la Prensa ANP, “la distribución de diarios fue quedando en manos de los suplementeros, que los adquirían de las empresas con un descuento, para correr con ellos por las calles y venderlos. Ya por 1900 había suplementeros con puestos fijos. Poco a poco los adultos, hombres y mujeres, fueron desplazando a los niños de la venta de periódicos”. Agrega que “los tempranos intentos de organización de los suplementeros sólo se consolidaron hacia 1918, y ya en 1923 se había formado un sindicato al amparo de la Federación Obrera de Chile. En 1929 se formó el primer sindicato de suplementeros, al que siguieron otros en Santiago y en las provincias. La creación, en diciembre de 1942, de la Federación Nacional de Suplementeros, logró unificarlos a lo largo del país”.
Casi un siglo después de ese 25 de mayo, en que fue voceado el suplemento del Combate de Iquique, en Los Ángeles nacía el Sindicato Provincial de Suplementeros –el 15 de julio de 1963- que aún agrupa a medio centenar de sacrificados hombres y mujeres, quienes, antes del alba, se dirigen a la distribuidora, para recoger los productos que luego venderán en sus quioscos. Sus socios están en varias ciudades de la provincia, siguiendo esta tradición, aún con dificultades, derivadas de cambios en la sociedad, la cultura y la economía nacional.
Nos complace entregarles hoy, a través de estas páginas, nuestro reconocimiento público, ya que ellos son parte relevante de la conexión que tiene nuestra empresa periodística con los lectores. Son intermediarios que nos permiten estar más cerca y con mayor oportunidad en hogares, instituciones y empresas cada día. Esta tarea se les ha puesto ingrata, enfrentando problemas que los convierten en desafíos, como aquel de sacar adelante el proyecto de recambio de quioscos en la ciudad de Los Ángeles, en convenio con la Municipalidad. Incluso, ahora les ha salido una ardua competencia a la calle: jóvenes angelinos que ofrecen recargas telefónicas en la vía pública, como verdaderos vendedores ambulantes sin permisos ni fiscalizaciones, lo que implica una dura competencia a la venta de tarjetas de prepago en quioscos, autorizada legalmente. Pese a todo, siguen adelante. Quedan varios de aquella época en que nacía el Sindicato o bien, algunos de sus hijos han continuado la tradición. A ellos, nuestro saludo en este día tan especial.
La ANP señalaba ayer que “garantizar a los lectores una rápida y segura entrega de los medios impresos ha sido un propósito permanente de las empresas, pero este objetivo dista aún de alcanzarse. El negocio periodístico supone numerosas etapas, una de las cuales, la editorial, es determinante. Pero nada se gana con lograr un diario o una revista de excelente calidad, si su distribución es deficiente”. Los suplementeros siguen haciendo lo suyo, pese a las complicaciones de la vida moderna. En este Día Nacional, nuestro reconocimiento y congratulaciones a quienes han sabido diversificarse y que hasta sirven como orientadores turísticos.


http://www.diariolatribuna.cl/noticias.php?p_id=23943