domingo, 18 de noviembre de 2007

Esto ocurre en Albacete , ¿Que ocurre en tu ciudad?

La Concejalía de Movilidad Urbana quiere mejorar el funcionamiento de los quioscos.

El Ayuntamiento se plantea modificar los trámites administrativos para evitar que puedan producirse cierres prolongados.

Tan solo seis de los veintidós quioscos de prensa que están instalados en Albacete funcionan con total normalidad, ya que el resto bien permanecen cerrados o están en trámites de regularización.
Ante esta situación, la Concejalía de Movilidad Urbana se está planteando la posibilidad de modificar los trámites administrativos de la concesión, con el fin de evitar que se puedan producir los cierres prolongados de estos quioscos, dedicados fundamentalmente a la venta de prensa y revistas especializadas.
En la actualidad, la ciudad cuenta con 22 quioscos de venta de prensa y golosinas distribuidos por el término municipal, si bien sólo seis no precisan de ninguna actuación sobre su titularidad, es decir, que funcionan con total normalidad.
Sin embargo, otros seis están pendientes de solucionar los trámites de cesión al Ayuntamiento, toda vez que se ha comprobado que el negocio no resulta adecuado para sus titulares.
A excepción de una jubilación del titular, el resto de instalaciones que están pendientes de ser asumidas por el Consistorio fueron adjudicadas a la Asociación de Discapacitados de Albacete (Amiab) en abril del 2001, que en un escrito presentado en marzo de este año admite que este tipo de sector no le resulta adecuado para sus asociados.

En otros cinco quioscos de venta de prensa y golosinas, el Ayuntamiento tiene que regularizar su situación, bien porque la ubicación de estas expendedurías no es la correcta, bien por cambios de titularidad.
Por último, de los cinco quioscos que en la actualidad permanecen cerrados, cuatro son propiedad de la asociación Amiab, que justifica la situación de los mismos en que sus ubicaciones no son comercialmente rentables y, de hecho, asegura que fueron cerrados al poco tiempo de iniciar su actividad.
Ante esta situación, la Concejalía de Movilidad Urbana se ha planteado la necesidad de fijar nuevos trámites administrativos para que no vuelvan a producirse las situaciones expuestas y entregar a cada usuario nuevos contratos con el Ayuntamiento, en el que figuren las condiciones tanto generales como particulares de cada explotación.
Además, para la ocupación de los quioscos que ahora se encuentran cerrados, el Ayuntamiento ha elaborado una ordenanza reguladora en la que se determinan los procedimientos de concesión para la explotación de estas infraestructuras comerciales.