viernes, 11 de julio de 2008

Distribuidora de Aragón mostró ayer en Zaragoza el funcionamiento del nuevo sistema informatizado de gestión de ventas.


Un total de 60 puntos de venta de prensa diaria de Zaragoza participarán en la prueba piloto de TPV, un nuevo sistema de gestión de ventas que Distribuidora de Aragón (DASA) pretende implantar progresivamente en todos los quiosco a los que presta servicio.
Ayer, una veintena de propietarios de papelerías, quioscos y librerías participaron en la presentación de este sistema, la segunda celebrada esta semana en el hotel Palafox de la capital.
En el transcurso de este acto, el director general de DASA, Óscar Molina, explicó que el sistema ha sido aprobado por la Asociación Española de Editores de Diarios Españoles "para tratar de apoyar y aglutinar a los puntos de venta, facilitar la organización de sus tareas y mejorar la relación que existe entre editores, distribuidores y el punto de venta al público".Así, el sistema TPV, que consiste en un terminal informático con conexión a Internet, pantalla táctil y otros periféricos -impresora de recibos, lectores de códigos de barras, bandas magnéticas y tarjetas chip, resulta "sencillo y manejable" y, como explicó Molina, es adaptable a las necesidades de cada quiosco, ya que "se diseña a partir de las sugerencias de los usuarios". Entre las ventajas de este sistema, está la de eliminar los trámites en papel, facilitar la gestión de pedidos de ejemplares del día y de números atrasados, ser más eficaces en las reservas de clientes. Estos son solo algunos ejemplos de las posibilidades del terminal, que en un futuro podría permitir también la recarga de tarjetas de autobús urbano o de telefonía móvil o la compra de entradas.Además, añadió Molina, la ventaja para los vendedores es que la automatización de las ventas permitirá que conozcan en tiempo real su volumen de ventas, qué artículos son más rentables, y les ayudaría a incorporar nuevas líneas de negocio.Alejandro Santacreu, responsable de la distribuidora alicantina Valdisme, pionera en el uso del TPV, explicó que en Alicante el sistema lleva funcionando con éxito varios años, y que la mayor adscripción a este sistema haría posible que se pudiera ofrecer a los editores de otro tipo de publicaciones periódicas a nivel nacional. Las previsiones de DASA son de instalar entre 5.000 y 6.000 teminales en todo el país.Cada TPV tiene un coste de 3.000 euros, que DASA asume para ofrecérselo de manera gratuita a los 60 quioscos que participen en la prueba piloto, que se extenderá hasta diciembre, y durante los seis meses sucesivos. Además, los vendedores tendrán a su servicio soporte técnico y un curso de formación que se impartirá en las próximas semanas, y un precio ventajoso para el mantenimiento del terminal a partir de un año de uso.
P.D. Estamos en plena pandemia "TPVeril". ¿Será esto como los huevos Sorpresa?.
Un saludo.